Nacionales

Hubo festejos y enojos tras la sanción de la legación del aborto

Fuera del Congreso una multitud celebró la sanción de la IVE, al igual que en numerosas vigilias organizadas en diferentes ciudades del país. Por el lado de los celestes, hubo enojo y frustración y anunciaron que irán a la Justicia.

del país. Por el lado de los celestes, hubo enojo y frustración y anunciaron que irán a la Justicia.
12 ComentariosEnviarImprimir

El distintivo verde que identifica la lucha por el derecho al aborto legal en Argentina ilumina esta madrugada la cúpula del Congreso nacional, donde el Senado convirtió en ley la interrupción voluntaria del embarazo, mientras miles de personas cantan y bailan para festejar la aprobación de la norma.

“La batalla por la vida no se pierde nunca”
Rostros de cansancio, enojo y derrota se observaron en el sector de quienes estaban en contra de la ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), identificados como “celestes”, una vez que el Senado sancionó la norma con 38 votos afirmativos y 29 negativos.

Poco antes de la votación, comenzaron a sonar más fuerte los bombos y los cánticos de las cientos de personas presentes, en su mayoría jóvenes, que estuvieron durante las 18 horas de debate. Tras conocerse la sanción de la ley, muchos presentes manifestaron su bronca y pidieron la renuncia de varios senadores.

Desde el escenario celeste, una oradora expresó: “Hoy no es un día feliz, no hay duda de que existe mayoría celeste”.

Incluso, hubo insultos e intentaron agredir a periodistas del canal abierto Telefé, según pudo observar Télam.

“Tristeza, decepción y mucha bronca porque no se escucha al pueblo. Estoy tranquila porque no es lo que piensa el pueblo sino un grupo de personas que votó por plata”, expresó Camila a Télam.

“Una vergüenza, un país que respetó la vida no puede caer en un pedido del FMI. La mayoría acá somos pro vida”, dijo por su parte Alejandra, que llegó desde Santa Fe.

“Una vergüenza. El aborto no es gratuito, lo vamos a pagar todos los que trabajamos”, opinó en tanto Nahuel, de Benavidez.

“Sabíamos que iba a salir en contra pero igual vinimos”, dijeron dos hermanas, Isabel y Juana, junto con una amiga, también llamada Isabel.

La intersección de la calle Hipólito Yrigoyen y la avenida Entre Ríos comenzó a vaciarse lentamente, mientras algunos entonaban el himno nacional y un grupo de adolescentes lloraba, al tiempo que otro rezaba en un altar improvisado.

Relacionadas

Una mujer murió tras ser arrastrada por la crecida de un arroyo en San Luis

Redacción

Desbaratan una fiesta clandestina con más de dos mil personas

Redacción

Empresa rosarina se lanza a producir computadoras y notebooks en Santa Fe

Redacción
WhatsApp chat