Espectaculos

Mauricio Dayub ganó el Oro en los premios Estrella de Mar

Compartelo:

Emocionado, el actor nacido en la ciudad de Paraná, recibió la estatuilla por el unipersonal en la ceremonia que reconoce a las mejores producciones teatrales de la temporada de verano en Mar del Plata.

El actor Mauricio Dayub por su obra El Equilibrista recibió del premio Estrella de Mar de Oro 2020 que se llevó a cabo en la noche del lunes en el Centro Cultural Estación Terminal Sur del Paseo Aldrey de Mar del Plata.

“He trabajado mucho pero nunca imaginé algo así, quiero agradecer a todos los que me ayudaron a crecer, a desarrollarme… fui más allá de lo que me imaginaba como actor y espero poder hacerlo de ahora en más como persona”, dijo un emocionado Dayub.

El unipersonal también se quedó con los rubros Espectáculo Unipersonal, Iluminación, Actuación Protagónica Masculina de Drama y/o Comedia Dramática.

“He trabajado mucho pero nunca imaginé algo así. Quiero agradecer a todos los que me ayudaron a crecer, a desarrollarme… Fui más allá de lo que me imaginaba como actor y espero poder hacerlo de ahora en más como persona”, señaló, emocionado.

Unipersonal que conmueve, El equilibrista es, de alguna manera, un resumen de su carrera. Un recorrido difícil, con momentos duros, en el que si algo tuvo que hacer fue remarla y remarla.

Es, al fin de cuentas, esta es una obra que relata la historia familiar de Dayub, la de su abuelo italiano que le inculcó la frase que lo marcaría para siempre: “El mundo es de los que se animan a perder el equilibrio”.

Al principio, Mauricio tomó una decisión arriesgada: ofreció devolverles el dinero a los espectadores que no salieran satisfechos del espectáculo.

“Fue una promoción que me podría haber salido mal, pero por suerte nadie, hasta ahora, ha pedido el dinero. De todos modos, al concluir el espectáculo salgo inmediatamente al hall, y recibo las devoluciones del público, que son maravillosas”, explicó el actor.

Y profundiza: “De vez en cuando me encuentro con un contingente que en broma me dice ‘somos 32 y queremos que nos devuelvan el dinero’… O todo lo contrario: ‘Estamos tan conformes que queremos pagar el doble'”.

Dayub, que acaba de cumplir 60 años, nació en Paraná, Entre Ríos, y trabaja como actor y director de teatro desde hace casi 40 años.

Casado con la actriz Paula Siero, se formó en la escuela “interpretativa” de Carlos Gandolfo, gran maestro de teatro, y a partir de allí armó un recorrido que también lo llevó a destacarse en el cine y la televisión.

“Prefiero la cultura del esfuerzo”, le decía Dayub, hace un tiempo, a Clarín.

Y así fue su vida.

Cuando llegó a Buenos Aires, empezó vendiendo agendas en el colectivo 132 y pintando departamentos. Con lo que recaudó, en el verano de 1984, se fue a Santa Teresita. Y se hizo notar con la obra Hablemos a calzón quitado.

Se trasladaba “en un Ford Taunus con techo vínílico y con música de Valeria Lynch en el casete del estéreo”.

Hincha de Boca, se llama Mauricio por decisión de una tía (Mary) que copió el nombre de una telenovela.

Hasta que logró consolidarse en la actuación, estudió Ciencias Económicas, vivió en pensiones de Constitución, en casas de amigos y hasta en estaciones de subte.

En 1994 se alzó con el premio ACE a la “revelación” por sus labores en Compañero del alma y A lo loco.

El espaldarazo le llegaría en 1997 con El amateur, una obra de su autoría (que también contó con un ACE), que se mantuvo por varias temporadas en la escena independiente.

Después, en el 2011, alcanzó el éxito popular al integrar el elenco de Toc Toc, la comedia que se mantuvo por nueve años en la calle Corrientes.

Esta obra le hizo ganar otro ACE, esta vez como “mejor actor protagónico de comedia”.

En televisión, trabajó en Como pan caliente, Hospital público y Guapas, entre otras otras producciones. Y en cine, en Correccional de mujeres y Corazón de león.

De actor a “empresario”, fundó su propia sala, el Chacarerean Teatre, en Palermo. Cuando le preguntan cómo hizo para llevar a cabo semejante emprendimiento, Mauricio responde con simpleza: “Mi mamá me enseñó a ahorrar. ‘Todo se termina, aunque haya mucho’, decía ella”.

También, lo tentaron para entrenar políticos “en el arte de la mentira” y rechazó ese trabajo.

“¿Qué lugar ocupa la política en mi vida? Me pasó como con el fútbol, que me aburrió por cantidad de competencias, partidos, millones… Creo que Juan Carr, de la Red Solidaria, hoy es más político que los políticos. Necesitamos urgentemente eso, acciones. Será que vengo de una familia honesta, de grandes padres y trabajadores”.

Dayub fue padre en 2012, como se dice, “en la madurez”. Su hijo se llama Rafael.

“Yo creía que no me faltaba nada y cuando llegó mi hijo me di cuenta que me faltaba lo principal, pero yo no lo sabía”, comenta Mauricio.

Y agrega: “Yo le decía a Paula: ‘Estamos bien, tenemos todo, somos felices’. Pero hay algo que tiene un hijo… que no conocías y que a partir de que lo conocés decís: ‘¡Cómo me lo estaba perdiendo!'”.

Este año, para no perder la costumbre, Dayub tendrá mucho trabajo: será protagonista de una película de Netflix, El cuaderno de Nippur, junto a Valeria Bertuccelli y Esteban Lamothe; interpretará a Coco Villafañe, el padre de Claudia, en Sueño bendito, la serie sobre Maradona para Amazon, y dirigirá a Adrián Suar y Diego Peretti en la comedia teatral Inmaduros.

Lo que se dice, una agenda cargada, como las que vendía en el 132.

Compartelo:

Relacionadas

Notable: Los Palmeras en la tapa de la revista Billboard

Redacción

Murió el actor Gustavo Guillén

Redacción

En redes: Karol G mostró foto con Rihanna y todos enloquecieron.

Redacción
WhatsApp chat