Nacionales

Tenía 84 años Murió Fernando “Pino” Solanas

El director de cine y embajador en la UNESCO falleció en París de coronavirus.

Locuaz y filoso, no fueron sin embargo sus inflamados discursos desde las bancas legislativas que ocupó por 14 años sino el mensaje siempre urgente de sus más de 20 películas la expresión más nítida de su legado.

Fernando Ezequiel Solanas, figura multifacética del arte y la política, falleció a los 84 años en París, adonde Alberto Fernández lo había enviado como embajador ante la Unesco.

En una parábola de su faceta política, quien siempre se definió como “un peronista de Perón” concluyó su carrera jugando para el neoperonismo de los Kirchner: a falta de estrellas propias, lo ubicaron de primer candidato a diputado por Capital en 2019, pero lo hicieron renunciar a la banca ofreciéndole un retiro en la ciudad en la que había vivido la mayor parte de su exilio durante la última dictadura.

Ya había mantenido romances fugaces -y tórridos divorcios- con Chacho Alvarez y con Elisa Carrió. Sin abdicar nunca de su adscripción al nacionalismo popular, también supo rodearse del Partido Socialista Auténtico (PSA), los maoístas del Partido Comunista Revolucionario (PCR) y de los trotskistas del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) para armar el movimiento Proyecto Sur.

Todo eso fue después de haber paseado lo mejor de su producción fílmica por festivales de todo el mundo. Aunque tenía dos cortometrajes, su verdadero bautismo de fuego fue un desmesurado fresco de cuatro horas sobre las luchas obreras y la resistencia peronista. Realizó La hora de los hornos junto a Octavio Getino entre 1965 y 1968. Ya forman parte de la mitología urbana las maniobras para sacar los rollos en plena dictadura de Onganía con el fin de editar el documental en Italia y proyectarlo clandestinamente más tarde -premios en Pesaro y Cannes mediante- en locales partidarios y sindicatos de todo el paísup

Relacionadas

Una mujer murió tras ser arrastrada por la crecida de un arroyo en San Luis

Redacción

Desbaratan una fiesta clandestina con más de dos mil personas

Redacción

Empresa rosarina se lanza a producir computadoras y notebooks en Santa Fe

Redacción
WhatsApp chat