Nacionales

Más de 20 casos a la Justicia en Córdoba por acoso virtual

El grooming es el acoso sexual virtual a menores de edad y el principal delito informático contra su integridad. Aunque en la Argentina existe desde 2013 una ley que establece sanciones penales, los especialistas advierten que la mayor dificultad es que siete de cada 10 padres no saben qué es y, en consecuencia, cómo detectar las amenazas.

Y la situación es aún más grave porque cada vez es más frecuente que los chicos cuenten con dispositivos con acceso a internet y hagan uso de los mismos sin el fundamental control de un adulto. Solamente en la provincia de Córdoba, hasta junio de 2018 existían 22 casos judicializados.

Además, se naturalizó el uso de las redes sociales, donde los groomer rastrean a sus potenciales víctimas y se hacen pasar por niños para constituir una relación de confianza. A partir de allí, se inicia un perverso juego de manipulación, que en la mayoría de los casos tiene como objetivo acceder a fotos y a videos íntimos de los menores.

“El chico que se equivocó una vez y envió una foto se ve bajo la presión de continuar, porque de lo contrario todos sus conocidos recibirían esas imágenes totalmente avergonzantes. Además, lo envió sin que nadie lo estuviera ‘obligando’, desde su punto de vista”, explicó a este diario Soledad Fuster, licenciada en Psicología que trabaja con niños, niñas y adolescentes en situaciones de vulnerabilidad.

La Ley de Grooming (26.904) se sancionó el 13 de noviembre de 2013 para establecer, dentro del artículo 131 del Código Penal, los procedimientos de acción para que el Poder Judicial pueda juzgar y sancionar a los acosadores que recurran a esta modalidad. Incluso, la fecha de nacimiento de la norma se recuerda anualmente a través del Día Nacional de la Lucha contra el Grooming, para crear conciencia.

Pero más allá de los avances que se realizaron para saldar el vacío en el plano legal, los especialistas consideran que no existen políticas públicas para evitar la ejecución de ese delito.

Sin cambios

“Nada cambió. El 13N lo único que hace es tener un día para reflexionar e invitar al Poder Ejecutivo a promover acciones preventivas en los ámbitos que le competen, nada más”, sentenció Hernán Navarro, presidente de la ONG Grooming Argentina.

Amplió sus críticas al opinar que “la realidad es que el Estado no ha incorporado políticas públicas al respecto” y alertó que la falta de conocimiento en la sociedad sobre la problemática genera que los chicos continúen desprotegidos.

Al respecto, Fuster enumeró que “el diálogo en familia, la prevención, contar con información, estar alerta y también darle herramientas a los chicos para que puedan cuidarse”, serían los únicos recursos para defenderse de este delito.

“Siempre digo que los padres sean ‘preguntables’, porque los chicos que no encuentran respuesta en la casa van a ir a buscarla afuera y la van a recibir de cualquiera”, afirmó la psicóloga a La Voz.

Desde las charlas de prevención y seguridad informática que realiza Grooming Argentina notaron que los hijos asimilan más rápido la tecnología que sus padres. “El cambio generacional lo vamos a lograr cuando el padre deje de pensar a internet como niñera y comprenda que hay un lado B, en el cual sus hijos pueden ser rehenes de las peores situaciones”, manifestó Navarro.

Cuando un groomer generó el lazo de confianza necesario para chantajear al niño o a la niña puede meterlo a una red de pornografía infantil, captar a otros para redes de trata e incluso concretar un encuentro para abusarlo. “La única herramienta que tenemos para combatir el grooming es la información, la prevención y el diálogo”, cerró la especialista.

Para pedir asesoramiento

Adónde acudir para iniciar una acción o consulta.

Desde la Organización No Gubernamental Grooming Argentina realizan tareas para la prevención, la capacitación, la erradicación y la asistencia integral a la víctima. La descripción del delito señala que los principales afectados son los niños y las niñas.

Por medio del correo electrónico contacto@groomingargentina.org, redes sociales, WhatsApp (+54 9 11-2481-1722) o la aplicación para dispositivos electrónicos Gapp se pueden realizar denuncias, y pedir información y ayuda.

También se puede denunciar o hacer consultas al número de teléfono gratuito de alcance nacional 134.

Indicadores y recomendaciones

Existen indicadores generales que pueden dar una idea de que un menor está sufriendo un abuso y no puede expresarlo: cambios inexplicables en las rutinas y en la conducta, pérdida de interés por la escuela, ansiedad, falta de confianza en sí mismo, aislarse de la familia y amigos, y actitudes hostiles. Según la especialista, estos síntomas son “propios de un adolescente, y como padres no tenemos que desesperarnos pero sí estar alertas”.

Existen cuatro etapas dentro del grooming: generar contacto con la víctima a través de perfiles falsos o reales, seducir o manipular al menor para conseguir material íntimo, buscar extorsionarlo por medio de la culpa y la humillación para pedir más, obligarlo a concretar un encuentro para abusarlo, incluirlo en redes trata o pornografía infantil.

“La contención familiar es muy importante. Los padres tienden a enojarse mucho con los hijos, porque antes de entender que es un delito cometido por un adulto que engañó a su hijo, entienden que él o ella deliberadamente decidió mandar fotos de contenido sexual”, explicó la psicóloga.

* Se registraron en la primera mitad del año pasado

Related posts

Gremios del transporte harán paro el 1° de Mayo

Redacción

Alberto Samid llegó a la Argentina extraditado de Belice y quedará detenido

Redacción

Se desplomó el consumo de carne: es el más bajo de los últimos 50 años

Redacción
WhatsApp chat